Estrategia Caribbean Stud Poker

En Caribbean Stud Poker, los jugadores deben tomar decisiones sobre cuánto apostar en la apuesta inicial y si apostar o no en la apuesta secundaria. Estas son decisiones basadas en la gestión del bankroll y la percepción del riesgo, y no abordan la estrategia involucrada en el juego de cartas. El único momento en que el jugador tiene que tomar una decisión estratégica basada en las cartas es después de que haya colocado la apuesta inicial y haya visto su mano y la carta boca arriba del crupier. Luego debe decidir si llama y coloca la apuesta adicional o retira y cede la apuesta inicial. Afortunadamente, hay lineamientos muy claros disponibles y si el jugador los sigue, no puede equivocarse a la larga.

Hay tres situaciones. El primero es cuando el jugador debe retirarse independientemente de la carta del crupier. El segundo es cuando la decisión de retirarse o llamar se basa en la carta de arriba del crupier. Y el tercero es cuando el jugador tiene que llamar independientemente de la carta del crupier. El jugador debe retirarse si no tiene la mano calificante del repartidor, que es una mano que tiene al menos un as y un rey. Hay una alta probabilidad de que el distribuidor califique y si el jugador no puede igualar al menos que no vale la pena tirar un buen dinero después de malo.

La siguiente mejor situación para el jugador es que tiene un As y un Rey, pero su tercera mejor carta es de menor rango que un Jack. En este caso, el jugador debe considerar la carta boca arriba del crupier antes de tomar una decisión. La estrategia es que si la carta boca arriba del repartidor coincide con cualquiera de las cartas del jugador, entonces debe llamar, de lo contrario debería retirarse. El razonamiento es que cuando esto sucede, reduce las posibilidades del crupier de obtener un par y cambia las probabilidades a favor del jugador.

En todos los demás casos, la estrategia de Caribbean Stud Poker dicta que el jugador debe llamar independientemente de la carta boca arriba del repartidor. Para algunos jugadores, este simple edicto será suficiente. Pero por el bien de aquellos jugadores a quienes les gusta preguntar “por qué” se están discutiendo algunos casos interesantes. En una mano meramente calificada con la tercera carta más alta siendo una Reina o un Jack, el AKQ o AKJ del jugador es probable que venza la mano del crupier.

La decisión más problemática implica que el jugador recibe un par. Cuando el rango del par es mayor que el rango de la carta boca arriba del repartidor, entonces se espera que el jugador gane la mayor parte del tiempo. Sin embargo, cuando el rango del par es menor que el rango de la carta boca arriba del repartidor, a la larga el jugador perderá. Por lo tanto, muchos jugadores se retiran en esta situación. Sin embargo, plegar implica abandonar la apuesta inicial que ya se ha colocado. Los cálculos matemáticos muestran que las pérdidas incurridas por el juego son menores que las pérdidas incurridas al abandonar la apuesta inicial y, por lo tanto, la decisión correcta es llamar incluso en este caso.

You May Also Like

About the Author: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *